Consejos básicos para empezar a leer clásicos

Texto: María Berini Pita da Veiga

Sé que soy bastante insistente con la literatura clásica, y que es difícil moverme de este tipo de libros, hecho que se ve reflejado en el blog, pues siempre recomiendo o escribo sobre las grandes obras de la literatura. No es éste el lugar para darle la última vuelta de tuerca a la eterna discusión «clásicos sí o clásicos no». Partiendo del único punto en el que todos estaríamos de acuerdo –la innegable calidad de este tipo de creaciones–, mi intención hoy es ofrecer a los eventuales lectores una serie de consejos para iniciarse en el descubrimiento de los clásicos. No pretendo sentar cátedra; son recomendaciones extraídas de mi propia experiencia, después de varias décadas leyendo obras clásicas, a partir de la cual posteriormente he reflexionado, obteniendo como resultado este listado de consejos. Espero humildemente que puedan servir de utilidad y fomenten la lectura de literatura clásica.

¿Te gustaría leer obras clásicas pero crees que te van a aburrir? ¿Cada vez que intentas leer un clásico fracasas? Quizá siguiendo estos consejos rompas esa inercia:

1- ELEGIR LA OBRA QUE TE MOTIVA EN ESE MOMENTO CONCRETO. Un fallo típico a la hora de adentrarse en el conocimiento de los clásicos, es querer empezar por los títulos más importantes. Esto suele conducir inevitablemente al fracaso y a la decepción. Sabemos que «El Quijote» es la obra maestra de la literatura universal, pero creo que nadie debería empezar a leer clásicos con la obra cervantina. Y es que este primer consejo es claro: no hay por qué empezar a leer las obras más relevantes, sino aquellas que te despiertan gran interés; aquellas que en el momento de la elección te motivan especialmente. La motivación puede tener su causa en un viaje, un estado de ánimo… A modo de ejemplo, mi novela favorita, «La Regenta» la abandoné dos veces hasta que a la tercera lectura fue la vencida, porque iba a viajar a la ciudad de Oviedo (Vetusta, en la novela) y esto me llenó de ganas de leerla y saborearla a fondo.

2- INFORMARTE SOBRE LA OBRA PREVIAMENTE. Con unos pequeños conocimientos previos sobre la obra, conseguiremos entenderla mejor y no llevarnos sorpresas desagradables. No se trata de obsesionarse con las opiniones de expertos y atiborrarse a críticas literarias, pero sí al menos conocer lo básico sobre ese autor, género, época histórica… A modo de ejemplo, si tienes la intención de leer una obra de autores realistas/naturalistas como Pardo Bazán o Galdós, sería conveniente que supieses que un rasgo típico de estas dos corrientes de la literatura decimonónica es la descripción, de ahí que los autores puedan dedicarle una, dos o más páginas seguidas a pintar una escena. Leyendo con anterioridad sobre la obra esta característica no te pillaría por sorpresa y sabrías apreciarla en su contexto; de lo contrario, es probable que abandones la obra pensando que es un auténtico aburrimiento.

3- EMPEZAR CON OBRAS BREVES, DINÁMICAS O FRAGMENTADAS. Mi consejo en cuanto a la duración o división de una obra clásica, es que si no estás acostumbrado a leer obras de cerca de 1.000 páginas, optes primero por leer títulos de menor extensión o aquellos en los que se puedan leer fragmentos, episodios o partes de manera independiente. Fracasar en la lectura de una obra muy extensa te condena probablemente a no leer nunca más a ese autor. A modo de ejemplo, son muchas las obras clásicas que se pueden leer con calma y por partes, como las «Rimas y Leyendas» de Bécquer o poemas sueltos del «Campos de Castilla» de Antonio Machado.

4- POSPONER OBRAS QUE UTILICEN UN CASTELLANO ANTIGUO. Las «Moradas», «El conde Lucanor» o «El cantar del mío cid» son obras maravillosas que forman parte de lo mejor de la literatura española, pero te exigirán un esfuerzo extra al estar escritas en un castellano que hoy nos resulta extraño. En mi opinión, es mejor no comenzar a leer clásicos medievales o renacentistas si el idioma va a ser un obstáculo para que disfrutemos de la obra. Con unos años más de rodaje en lectura de clásicos, todo irá mucho mejor.

5- OPTAR POR OBRAS CULTURALMENTE PRÓXIMAS. Este consejo puede resultar un poco polémico, pero la realidad es que se disfruta y se entiende en mayor medida una obra próxima al lector culturalmente. Al menos, así ocurre cuanto menor es el rodaje en lectura de clásicos. A modo de ejemplo, «La Regenta», «Madame Bovary» y «Anna Karenina» presentan una historia muy parecida, la del adulterio de una mujer desdichada, pero los personajes y escenarios de «La Regenta» le resultarán más próximos a un lector español, que la lejana Rusia imperial de Tolstói. Es cierto que los paisajes lejanos y exóticos llaman más nuestra atención, pero cuando se trata de entender y disfrutar al máximo con la obra minimizando el riesgo de fracaso, quizá optar por lo cercano es mayor garantía de éxito.

6- PRESTAR ATENCIÓN A LA EDICIÓN. Lo bueno de la literatura clásica es que tenemos muchas ediciones publicadas por distintos sellos para elegir. Mi consejo es que optes por una edición cuya lectura te resulte cómoda, ya que una maquetación desagradable a tus ojos puede dificultarla bastante. Por ejemplo, a mí no me resultan nada cómodas las ediciones en dos columnas por página –típicas de los clásicos antaño–, como tampoco me gusta que cuenten con muchas ilustraciones, porque me distraen en la lectura.

7- ESCOGER UN LUGAR Y UN MOMENTO DEL DÍA ADECUADO. Escoger un buen momento para la lectura de un clásico es también importante. Podemos fracasar en el intento si pretendemos leer una obra difícil en un escenario poco tranquilo que no favorezca la concentración –y es que quizá un autobús no sea el mejor lugar para leer teatro en verso–. Hay lecturas para cada momento o contexto, y, en caso de que no estés familiarizado con una obra clásica exigente, elige un lugar y momento del día donde disfrutes de la máxima tranquilidad.

8- VARIAR HASTA ENCONTRAR TU NICHO. Creo que es muy importante probar diferentes géneros (teatro, novela, poesía) y épocas (Renacimiento, siglo XIX, etc.). Con ello logras dos objetivos: tener opinión, perspectiva y cultura general, pero, sobre todo, acabar encontrando tu nicho, es decir, ese género o autor con el que te encuentras más cómodo y consigues disfrutar al máximo. A modo de ejemplo, en mi caso, después de muchos años leyendo clásicos, acabé descubriendo que la novela decimonónica española, en concreto el realismo y el naturalismo, es donde más cómoda y feliz me encuentro. Conocer tu nicho facilita y da lugar a muchas y muy buenas lecturas.

Emilia Pardo Bazán escribiendo

2 comentarios sobre “Consejos básicos para empezar a leer clásicos

  1. Hola María. Seguramente no te acuerdes de mí, nos conocimos hace muchos años en Salamanca. Hace un tiempo, me puse a navegar y de una cosa fui pasando a otro y de repente llegué a tu web. Es fascinante lo que escribes y no quería dejar de decírtelo hoy, que he terminado mi primera lectura de un clásico después de mucho tiempo, ya que me ha costado bastante retomarlos por falta de dedicación antes de elegirlos. Decidí siguiendo tus consejos hacer una primera elección y pedirla como regalo de Navidad y debo decir que ha sido un acierto. Así que gracias por compartir tus ideas y enhorabuena por todos tus logros. Espero que estés muy bien.

    Me gusta

    1. ¡Hola, Belén! Claro que me acuerdo de tí, menuda sorpresa “encontrarnos” por estos medios. Me alegro muchísimo que te guste el blog. Es una afición que tengo para mis ratos libres, con la que disfruto muchísimo. Si, encima, consigo aportaros algo, más alegría entonces. A veces no leemos clásicos o les cogemos cierto “miedo” porque los creemos difíciles, tediosos… Y, simplemente, la clave está en escoger bien el adecuado para cada momento 🙂 Yo ahora estoy leyendo un montón de libros porque me desplazo a mi trabajo en tren y aprovecho para ampliar lecturas. Pero hay épocas en las que apenas leo un libro al mes. La cuestión es disfrutar y adaptarse a las circunstancias. Me alegra mucho saber que te ha gustado, muchísimas gracias por tu comentario. Espero que todo te haya ido bien desde aquellos tiempos universitarios. Si tienes alguna red social podemos seguirnos. ¡Un abrazo!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s